Tratamientos actuales

Un marco práctico para el tratamiento y control de la VAA.1

Curso del tratamiento


La VAA es una enfermedad larga y recurrente que necesita de un tratamiento inmunosupresor a largo plazo2–10

  • Órganos o vida del paciente en peligro

  • Remisión
  • Recidiva
  • Resistencia

Referencias y notas

 

Equilibrio en el tratamiento


El tratamiento debe encontrar un equilibrio entre controlar la vasculitis y minimizar el daño asociado al tratamiento1–4

Tanto en el momento del diagnóstico de una VAA como en una recidiva, la principal preocupación en torno al tratamiento radica en controlar la actividad de la vasculitis y minimizar los efectos secundarios agudos de la terapia.1,2

Más tarde, una vez alcanzada la remisión, cobran mayor importancia la experiencia del paciente y reducir el riesgo de lesiones acumulativas en los órganos, a menudo derivadas de la administración de glucocorticoides a dosis bajas durante un tiempo prolongado.1–4

EULAR/ERA-EDTA recomiendan diferentes combinaciones de tratamientos en función de dos grados de gravedad (VAA potencialmente mortal o que compromete los órganos y VAA que no compromete los órganos) que se observan en la VAA.1

Los datos de la vida real confirman que la terapia inicial de inducción varía en función de la gravedad de la enfermedad, aunque se suelen usar glucocorticoides en todos los grados de gravedad:5*†

VAA que compromete a órganos o mortal
- Grave: ciclofosfamida 72,4 %, rituximab 28,4 % y glucocorticoides 86,8 %
- Moderada: ciclofosfamida 49,4 %, rituximab 29,6 % y glucocorticoides 80,4 %

VAA que no compromete los órganos
- Leve: ciclofosfamida 23,2 %, rituximab 26,1 %, glucocorticoides 80,4 %, metotrexato 13,8 %, micofenolato mofetilo 8 % y azatioprina 8 %

Los médicos que traten la VAA necesitarán determinar su enfoque terapéutico basándose en una evaluación de la gravedad de la enfermedad y buscar un equilibrio entre alcanzar la remisión rápidamente y, al mismo tiempo, evitar los efectos adversos de la terapia.1–5

Las decisiones respecto al tratamiento de un paciente con recidiva suelen ser muy difíciles y suponer un particular desafío, ya que este presenta una vasculitis aguda acompañada de unas lesiones crónicas en los órganos, derivadas tanto de la vasculitis como de una administración prolongada de glucocorticoides.1,2

Los distintos médicos tratan a los pacientes en función del tipo subyacente (PAM (poliangeítis microscópica) o GPA (Granulomatosis con poliangeítis anteriormente denominada granulomatosis de Wegener), de la gravedad y de la intensidad de la afectación renal. Así, reumatólogos, nefrólogos y otros especialistas se enfrentan a retos clínicos diferentes.6

Leer más

Casos de VAA por especialidades clínicas6‡

Estudio retrospectivo de pacientes que se presentaron con VAA en el departamento de reumatología (n = 15) o de nefrología (n = 30) del mismo hospital, desde junio de 2002 hasta julio de 2011. La cohorte de pacientes de nefrología presentaba más edad, así como una puntuación en la escala BVAS y una mediana de títulos de ANCA más altas.

La cohorte de reumatología presentaba una mayor frecuencia de síntomas pulmonares, neurológicos, de ORL y oculares.

El tratamiento de inducción variaba entre las cohortes, siendo el más frecuente:
– Pacientes de reumatología: corticosteroides orales (73 %) y metotrexato (60 %)
– Pacientes de nefrología: corticosteroides intravenosos y orales (93 %) y ciclofosfamida (90 %)

El metotrexato está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal significativa, lo que tuvo su reflejo en la elección del tratamiento de inducción usado por los dos grupos de estudio6,7

• Un 53 % de los pacientes de reumatología que completaron la terapia de inducción tuvieron una recidiva, frente a un 30 % de los pacientes de nefrología

• Los pacientes de nefrología tuvieron una mayor tasa de complicaciones, lo que incluyó infecciones, tumores malignos y mortalidad

• La VAA es una enfermedad heterogénea que las dos disciplinas tratan de modo diferente. Que haya una comunicación y una cooperación interdisciplinares resulta esencial para un tratamiento exitoso

Leer más

Bibliografía y notas a pie de página

 

Los datos de tratamiento de la vida real demuestran que los EA siguen siendo un problema para pacientes nuevos y con recidiva1*


Los EA son comunes durante los 12 primeros meses de tratamiento en pacientes con GPA o PAM. En este momento la dosis de glucocorticoides (GCs) suele ser la más alta, ya que las pautas de tratamiento actuales recomiendan el uso de GC para inducir la remisión.1,2

Nuevos pacientes (n = 929)1

Graph showing frequency of Adverse events in new patients month by month. Graph showing frequency of Adverse events in new patients month by month. Graph showing frequency of Adverse events in new patients month by month. Graph showing frequency of Adverse events in new patients month by month.
 
 
 
 

Pacientes con recidiva (n = 268)1

Graph showing frequency of Adverse events in relapsing patients month by month. Graph showing frequency of Adverse events in relapsing patients month by month. Graph showing frequency of Adverse events in relapsing patients month by month. Graph showing frequency of Adverse events in relapsing patients month by month.